Bible Vision

Jesucristo Es El Mismo Ayer Hoy Y Por Los Siglos

Jesucristo Es El Mismo Ayer Hoy Y Por Los Siglos

Jesucristo es el mismo ayer hoy y por los siglos. Él es el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin. Todo tiene que ver con el tiempo y la eternidad. Por decirlo claramente, nada ni nadie puede convencerte.

Jesucristo Es El Mismo Ayer Hoy Y Por Los Siglos

La misma iglesia, el mismo amor, el mismo servicio, el mismo Cristo. Jesucristo es el mismo ayer hoy y por los siglos. Lo que Jesús estableció en la tierra sigue siendo lo mismo y funciona perfectamente hoy en día como lo hizo cuando Jesús caminó en el Mar de Galilea.

Como parte de nuestra Santa Trinidad eterna, ayer, hoy, mañana y siempre igual. Jesucristo es el mismo ayer hoy y por los siglos. Él es nuestro Creador y no hay “tiempo” en su dominio.

Muchas religiones (no todas) afirman que Dios es el mismo ayer, hoy y mañana, y si crees que Jesús fue sólo un nombre que Dios utilizó durante un periodo de tiempo, lo creerán. 

Los trinitarios también creen que Jesús es lo mismo que Dios, y también lo creerían. Muchos cristianos aceptarían este argumento basándose en el famoso himno del Evangelio de Juan: “En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios”. Pero no está claro cómo lo habría entendido el público original.

Mirando los versos anteriores y siguientes, creo que el contexto inmediato es sobre la doctrina. Está en algún punto intermedio: mira a tus líderes que hablan la palabra de Dios y viven de acuerdo con ella, y no te dejes seducir por las enseñanzas de otros.

Esto puede aplicarse a las personas que han “cambiado” a Jesús para adaptarlo a sus propios fines. Quizás los primeros gnósticos o el legalismo. Jesucristo es el mismo ayer hoy y por los siglos. Su visión de Jesús no se basaba en el Jesús histórico que vivió en esa época.

Un día Jesús es nuestro director general, prometiéndonos el éxito, y al día siguiente es el espíritu en la lámpara. Ayer era nuestro humilde salvador “personal”, que bendice nuestros pecados y no exige nada a nuestras vidas, y al día siguiente es el gurú del amor. Jesucristo es el mismo ayer hoy y por los siglos. Hay tantas ideas extrañas y diferentes sobre Jesús.

Jesucristo Es El Mismo Ayer Hoy Y Siempre

Jesucristo es el mismo ayer hoy y por los siglos. A diferencia de nosotros. Cambiamos, a veces para bien, a veces para mal. Pero Jesús siempre trabaja por el bien de todos los que siguen su camino. Y por ello merece todos los elogios y la devoción.

Hebreos 13:8 muestra la fidelidad de Jesucristo. Jesucristo es el mismo ayer hoy y por los siglos. El Salmo 40:8 dice: “Me agrada hacer tu voluntad, oh Dios; tu ley está en lo más profundo de mí”. 

Jesucristo siempre guardó la ley de Dios estricta y firmemente, como si fuera una ley, y nunca se desvió de ella. Jesucristo es el mismo ayer hoy y por los siglos. Nosotros, que queremos agradar a Dios y a Cristo, intentamos hacer lo mismo. 

Vivir nuestra vida según las normas y los principios bíblicos. Jesucristo es el mismo ayer hoy y por los siglos. Nuestra fidelidad es muy valiosa a los ojos de Dios, porque así puede responder a los que se burlan de Él, Proverbios 27:11. 

Pecadores muestra que algunas personas siguen siendo fieles a su Dios a pesar de los desafíos. Los testigos fieles, como Esteban y Santiago, muestran la perseverancia en el ejemplo de la perseverancia de Jesús, Hechos 7:1-60; 12:1, 2. 

Jesucristo Es El Mismo Ayer Hoy Y Siempre

Como estaban dispuestos a morir como seguidores de Cristo, su fe era digna de ser imitada. En el pasado, en el presente e incluso en el futuro, los hombres piadosos como los discípulos de Jesús no se libraron del martirio.

El amor se ha perfeccionado entre nosotros para que tengamos valor en el día del juicio; como Él es, así somos nosotros en este mundo.

Es decir, como Él es nuestro Rey, así somos nosotros en este mundo. Podemos tener el mismo poder y autoridad que nuestro Rey. ¿No es maravilloso? Podemos ser sanadores de este mundo, podemos hacer milagros a través del Espíritu Santo!!!!. Es simplemente increíble. 1 Juan 4:17

Dios Es El Mismo Ayer Hoy Siempre

Quiero hacer hincapié en que nunca debes tomar mi palabra o la de otros por lo que dice la Biblia. Usted y yo debemos leer y estudiar diligentemente la Palabra de Dios para ser enseñados. 

La mayoría de las personas no se dan cuenta de que el tiempo que dedican a la lectura de la Biblia es una extraordinaria “unción” de Dios que viene sobre ellos mientras leen y meditan en Su Palabra.

La Palabra de Dios, si se lee con suficiente constancia, desterrará la enfermedad y el malestar de tu cuerpo. La Palabra de Dios también elimina la depresión y otras aflicciones espirituales de la vida. 

La Palabra de Dios es tan poderosa que, si se usa correctamente, puede desterrar las influencias “demoníacas” de nuestra presencia. No estoy diciendo que ninguno de nosotros esté poseído por un demonio. 

Sin embargo, diré que los demonios indudablemente tratarán de controlar e influir en nuestras vidas si no actuamos de acuerdo con la “autoridad” que Dios Todopoderoso ha dado a los que han “nacido de nuevo”.

La Palabra de Dios es viva, activa y más cortante que cualquier espada de dos filos. Nos inspirará a ti y a mí a parecernos más a Jesucristo si “nacemos de nuevo” y continuamos leyendo y meditando en Su Palabra cada día.

Fíjate en lo que dice Dios en el capítulo 1 de Josué. Moisés había muerto y Dios estaba preparando a Josué para dirigir a los israelitas tras la muerte de Moisés.

Dios le dijo a Josué en el versículo 8: “Este libro de la ley no se apartará de tu boca, Jesucristo es el mismo ayer hoy y por los siglos. sino que meditarás en él de día y de noche, para que prestes atención a todo lo que en él está escrito, porque así prosperarás, y tu camino prosperará.

Fíjate en lo que Dios le dijo a Josué: “El libro de la ley (la palabra de Dios) no se apartará de tu boca, sino que meditarás en él día y noche”. Nunca debemos olvidar que las instrucciones y directivas de Dios son para nuestro bien. 

Lo que le dice a Josué también se aplica a nosotros hoy. Debemos hacer lo que Dios le enseñó a Josué, y entonces prosperaremos y tendremos éxito como Josué.

Dios Es El Mismo Ayer Hoy Siempre

Un inciso. Jesucristo es el mismo ayer hoy y por los siglos. Las palabras que salen de tu boca son creativas y funcionarán según su patrón. Las buenas palabras que salgan de nuestra boca traerán el bien a nuestra vida y las malas palabras traerán el mal a nuestra vida. 

No importa si no lo crees, porque es cierto de todos modos. La verdad de esta afirmación se puede comprobar con el tiempo. Volvamos ahora al pasaje en el que Dios dijo: “La palabra no saldrá de tu boca”. 

Esto me preocupa porque me parece que leemos la Biblia como si fuera un libro de historia. La declaración de Dios a Josué no fue escrita por el Espíritu Santo sólo para Josué, sino que Dios nos enseña cómo tomar Su palabra y hacer lo mismo con lo que le dijo a Josué, para que podamos tener éxito y hacer de nuestra vida un éxito.

Déjame hacerte una pregunta: ¿A quién conoces que medite en la Palabra de Dios? No conozco a nadie que medite en su palabra. Algunos pueden, pero no los conozco, ¿y tú? Recién comencé a meditar en la Palabra de Dios este año, 2012. Más vale tarde que nunca, ¿verdad?

Quiero dejarles con este pensamiento. Jesucristo es el mismo ayer hoy y por los siglos. Dios, el Creador, ha establecido en su Palabra un gran plan para que el hombre tenga autoridad y poder aquí en la tierra. 

Pero precisamente porque Él nos ha dado la autoridad para pisar “serpientes y escorpiones” (el diablo y los demonios), no podemos tener esa autoridad hasta que comencemos a hacer lo que Él nos ha dicho que hagamos. Jesucristo es el mismo ayer hoy y por los siglos. Debemos convertirnos en “hacedores” de Su Palabra, no sólo en oidores.

Leave a Comment