Bible Vision

Salmos 145 | Mejor Explicacion Sobre Salmos 145

Salmos 145

Salmos 145 es un canto de alabanza más completo, incluso con la inscripción única tehillAh, que significa “canto de alabanza”; extiende las bendiciones de toda la humanidad a Dios. 

Salmos 145

Salmos 145 es un canto que confiesa la bondad y el amor de Dios, su carácter personificado. Lógicamente, este reconocimiento sólo puede ser digno de elogio.

En diez de los veintiún acrósticos[1] de este salmo aparece el nombre divino personal Jehová, y no simplemente el nombre divino más general Elohim. Es el Señor, y es Él y sólo Él, quien debe ser alabado.

Salmos 145 es el centro del canon para los Salmos 146-150; el salmo se escribe aleluya (“alabado sea el Señor”). Es el líder del rebaño el que alaba a la multitud mientras da paso a los últimos cinco himnos.

Algunos adjetivos de alabanza que nos vienen a la mente cuando pensamos en el Salmos 145 son:

  • Misterio y misterio en el verso 3: Su grandeza nadie la puede comprender.
  • El carácter de Dios en los versículos 8-9: Se puede confiar en Dios.
  • El poder y la bondad de Dios en los versículos 4-7: Son asombrosos.
  • Dios es un protector en los versículos 14, 17-20.

En una cálida tarde de verano, hay mucha gente en la orilla cubierta de hierba, bebiendo vino y limonada, esperando poéticamente a que el sol capitule y deje paso a la noche iluminada por la luna.

Entonces comienza el espectáculo con estruendos, crujidos, chispas y silbidos, luces, colores, humo… hay de todo y al cabo de unos minutos desaparece tan repentinamente como apareció. Es un espectáculo pirotécnico moderno.

Como un entusiasta fuego de artificio, los Salmos 145-150 terminan el Libro de los Salmos con un brillante y delicioso crescendo. Y la “alabanza” es el crisantemo de este penúltimo fuego de artificio de las manos y los corazones del pueblo de Dios (y quizás de todo el pueblo) a su Dios, el Señor.

Salmo 145

Debo decir que muchas veces quise rendirme, pero el Señor, en su sabiduría y misericordia, envió a alguien o algo que me dio la gracia para levantarme y volver a intentarlo. 

Un amigo mío que es ministro me dijo que cuando rompemos las leyes de Dios, caemos. En otras palabras, cada vez que pecamos, caemos. ¿Y no es ese el verso correcto? Dios siempre está ahí para levantarnos y perdonarnos cuando caemos.

Estoy asombrada, asombrada, asombrada de cuánta gracia tiene el Señor para nosotros en el cielo. He quebrantado la ley tantas veces en mis veinte años de adicción al sexo, y estoy simplemente asombrada de lo mucho y voluntariamente que Él me ha perdonado todos estos años. 

Le estoy eternamente agradecido por haberme enviado a un maestro de la Palabra que me mostró que mi adicción al sexo no sería tolerada para siempre y que necesitaba un verdadero arrepentimiento.

Salmos 145 dice: “Todo lo que Dios hace es bueno. Es una afirmación tan profunda en nuestro mundo que sufre y muere. Todo lo que Dios hace es bueno. 

Salmo 145

Dios es rico en amor y su amor es misericordioso; a veces no somos dignos de ese amor. Oh, si pudiéramos ser más como Jesús y vivir en la gracia, la misericordia y la compasión de Jesús, este mundo sería diferente. Promesa 3 Dios promete responder a tus oraciones.

¿Has sentido alguna vez que tus oraciones rebotan en el techo de tu casa y no llegan al cielo? Lo he hecho. Entonces empecé a ir a Dios de verdad, a buscarlo en mi vida y a escucharlo. 

Es alentador que Dios escuche a todos aquellos que rezan con fe en que Él los escuchará, y que rezan como si lo hicieran, y no como una obligación o un ritual a realizar como parte de una religión vacía. La promesa de Jeremías 29 me resulta alentadora.

Salmo 145 En Español

Salmos 145 explica que cumple los deseos de los que le temen, que escucha sus gritos y los salva.

Salmos 145 declara que el Señor está disponible para los desamparados y rescata a los necesitados. Esa es su promesa a todos los que necesitan su ayuda. A veces, cuando estamos en apuros, Dios se agacha y espera a que clamemos por ayuda.

Él responde con gusto a nuestras oraciones, mueve cielo y tierra para escucharlas, demuestra que nos ama y sigue siendo el Dios soberano y salvador.

Pocos de nosotros tememos al Señor como deberíamos. Si todos temiéramos al Señor, dejaríamos de pecar. Los que aman al Señor y le temen con reverencia verán cumplidos sus deseos divinos.

¿Qué Dice El Salmo 145?

Salmos 145 es un canto de alabanza al rey David. En el versículo 6 reconoce la grandeza de Dios. Dios es bueno con todos. Versículo 9. El reino eterno de Dios. La mano de Dios que todo lo satisface. El versículo 21 nos exhorta a alabar el santo nombre de Dios, Jehová, como dice el Salmo 83:18.

En el Salmos 145, David, el rey de Israel, reconoce que él, el rey, también tiene un rey sobre él, el Señor Dios. Promete alabarlo para siempre, no sólo en este mundo, sino también en el siguiente.

El Señor protege a todos los que le aman, pero a los malvados los destruirá.

¿Qué Dice El Salmo 145

Es bueno ver que Dios puede estar de nuestro lado cuando se trata de tentaciones y pruebas, y este versículo se aplica a todos los que lo amamos y lo ponemos en primer lugar en nuestras vidas. 

Pienso en las mermeladas y conservas que las madres y abuelas hacían y guardaban durante años, y en lo maravillosas que son cuando uno se siente abrumado por los problemas económicos y necesita respuestas.

En el Salmos 145, el Señor promete velar por nosotros y ayudarnos en nuestros días y años en la tierra. Este versículo es un gran consuelo para mí y para todas las personas que, como yo, han pecado mucho.

145 Salmo

Dios realmente hace sus obras con misericordia. Los malvados pueden ser descritos aquí como personas que Dios sabe que nunca se arrepentirán y le honrarán, y que buscan hacer todo el mal posible. 

Salmos 145 Misericordia significa retrasar por el momento el juicio que merecen. Así que la misericordia significa no recibir lo que se merece. En este caso, por ahora.

Pero cuando llegue el día del juicio, Dios ejercerá su justicia. Los malvados pagarán en su totalidad. Y sí, serán destruidos.

Las “tiernas misericordias” de Dios se expresan en su cuidado de toda la creación. Dios demuestra su amor por el mundo a través de la gracia que da a todos. Dios envía la lluvia sobre los justos y los injustos porque ama todo lo que ha creado. 

145 Salmo

Al mismo tiempo, Dios es perfectamente justo – Él es la medida de lo que significa “justo” – y eso requiere la más alta justicia. Cuando se destruya todo el mal y la rebelión contra Dios, será la justicia. 

En el Salmos 145, la misericordia especial de Dios hacia los elegidos se demuestra en su decisión soberana de salvar a un remanente de personas para su gloria.

El amor toma decisiones difíciles. Aunque las consecuencias son graves, la decisión de actuar no es necesariamente difícil. Un cuidadoso cirujano elimina sin miramientos las células vivas que componen el tumor. 

Un policía compasivo no duda en disparar al estudiante. La madre compasiva aleja inmediatamente a su hijo del pederasta.

Dios ve el mal por lo que es, y aunque es extremadamente paciente, no tolera el mal sin compasión.

Leave a Comment